Posted by : Jose Luis García Rodriguez 6 abr. 2010

Aunque hoy en día cualquiera sabe piratear y copiar juegos de consola, a principios de los 90 era algo reservado a los profesionales del delito, ya que para poder copiar cartuchos, hacía falta mucho más que un ordenador e internet.

En esta época, era bastante usual encontrar en ciertas tiendas de España, en los bazares, una serie de cartuchos de dudosísima procedencia con serigrafías mal impresas, copyright borrados y sobre todo, con cientos de juegos en su interior.

Lo cachondo de estos cartuchos, es que normalmente nos la daban con “queso” con la cantidad de juegos que contenían, lo normal era desconfiar de cualquier cartucho de más de 20 o 30 juegos, ya que en la mayoría de los casos, no eran más que el mismo juego repetido un montón de veces o con los colores cambiados. Quien haya comprado alguno sabe a qué me refiero. Vaya cutrada XD, lo peor es que tengo una imitación de la NES que viene con juegos en memoria en ese plan LOL.

- Copyright © Gamers Up - Blog - Powered by Blogger - Designed by Johanes Djogan -