Ir al contenido principal

Dragon’s Lair (Arcade)


En 1983, cuando los recreativos de medio mundo gozaban del éxito de la primera oleada de videojuegos, una desarrolladora llamada Advanced Microcomputer System apostó por un sistema que revolucionaría el sistema gráfico de cualquier videojuego visto hasta la fecha. Esa tecnología era el Laser Disc.

Pues bien, aunque la máquina recreativa estaba dotada del típico chip Z80, el sistema se basaba en los discos de Laser Disc (para los que no lo han visto, eran como los CDs de música pero mucho más grandes) creando una especie de película interactiva en la que el jugador decide lo que va a ir pasando. Tú eres un joven caballero que tiene que rescatar a la princesa que ha sido secuestrada.




El juego está diseñado del modo en el que se graba una película con todas sus secuencias divididas en diferentes partes, en cada una de esas partes el jugador tiene que pulsar unos determinados botones para no fallar y perder una vida. Si pulsa la secuencia de botones correctamente pasa a la siguiente escena.

El videojuego fue animado por un animador de renombre de Walt Disney llamado Tom Bluth y todo su equipo, con un presupuesto muy reducido, tuvieron que apañárselas para ahorrar en cada aspecto del videojuego como la contratación de actores de doblaje (que no los hubo) o modelos para inspirarse a la hora de crear a la princesa (se hizo inspirandose en revistas Playboy). Tuvo gran fama mediática, llegando a tener adaptaciones a las consolas domésticas de la época, y hoy día es considerado todo un clásico.

Comentarios

  1. Nunca he sido de pulsar botones, de hecho odio cuando me salen las secuencias esas en las que tienes que pulsar un determinado botón en un determinado lapso de tiempo, y que si fallas tienes que empezar escena de nuevo.

    ResponderEliminar
  2. Pues el juego no llega a ser muy duradero ni divertido, más bien es un videojuego curioso.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Deja aquí tu mensaje:

Entradas populares de este blog

Pang! (Arcade)

Pang es sin duda uno de los videojuegos más famosos de los recreativos, ¿quien no recuerda sus bolas de colores dando botes en la pantalla? Sin duda su éxito ha saltado más allá de las pantallas de las máquinas arcade y ha llegado a ser adaptado y “muy plagiado” en el mundo de los juegos para teléfonos móviles. La base es muy sencilla, el juego se compone de 50 fases, en las cuales vamos viendo de fondo dibujos de lugares famosos de diferentes países del mundo como monumentos o paisajes. Y la acción se desarrolla a la hora de acabar con las bolas que deberás ir disparándoles hasta que no quede ninguna en la pantalla para así pasar al siguiente reto. Un juego que hay que probar al menos una vez en la vida.

La nueva y "descafeinada" generación gamer

     Hacía bastante que no escribía en el blog pero creo que el tema merece la suficiente atención como para publicarlo.      Este último año han salido a la venta las nuevas consolas de nueva generación, que nos prometían lo nunca visto, pero el humo se ha ido disipando y realmente más de uno nos hemos quedado bastante fríos. Merece la pena dar el salto a la "Next Gen"?      Analizándolo desde mi punto de vista yo diría que un rotundo NO , no al menos este año e incluso el siguiente. Creo que las cosas se han precipitado mucho por culpa de Microsoft ya que en la anterior generación se quedó muy atrás compitiendo con Playstation 4, la cual casi estaba sola en el mercado de sobremesa. (Nintendo Switch es un caso aparte ya que la considero más una consola portátil).      Microsoft ha sacado su consola lo antes posible para adelantarse a la campaña navideña del 2020 obligando a Sony a hacer lo mismo y sin tener ninguna de los dos sistemas casi juegos en desarrollo. ¿de qué sirve

Gamers Up cumple 5 años!

Aunque ya hayan pasado 5 años parece que fue ayer cuando empezamos con el proyecto de Gamers Up! Aunque con esto del tema de los videojuegos llevamos desde 1987, o sea que ni más ni menos que 24 años jugando diariamente e interesándonos por todo lo que rodea este mundillo. Aunque ya éramos usuarios asiduos de los arcades antes de 1987, en ese año empezamos con NES como unos niños ilusionados y poco a poco nos fuimos convenciendo que los videojuegos eran lo nuestro gracias a los buenos videojuegos que nos ofrecía Nintendo, Konami o Capcom por citar algunos como las sagas de Super Mario, Castlevania o Megaman. Con el paso de los años llegamos a la época de los 16bits la vivimos intensamente, creando un club de videojuegos llamado Super Saiya Club (se notaba la influencia de Dragon Ball en la época) de manera que distribuíamos videojuegos, anime y mangas en todos los pueblos colindantes al nuestro y acercábamos la afición a más niños como nosotros y ganando torneos de videojuegos al