Posted by : Jose Luis García Rodriguez 16 abr. 2013



En los años 70 la lucha por hacerse un hueco en el mercado del videojuego era encarnizada y las empresas de electrónica sacaban más y más productos al mercado. Magnavox y Philips no iban a ser menos y propusieron al usuario un aparato híbrido entre ordenador y consola de videojuegos con cartuchos intercambiables.

Los mandos muy parecidos a los de la Atari 2600 tenían una palanca de juego capaz de moverse en ocho direcciones diferentes y un botón rojo de acción que sería de forma cuadrada para diferenciarse de su competidor.

Aunque se pensó en un principio como una consola con un número de limitado de juegos metidos en su memoria, al final se optó por darle la posibilidad de poder usar cartuchos intercambiables ampliando mucho más su oferta de software.

Tenía una paleta de 16 colores por lo que cada vez los videojuegos se iban viendo mejor al ir pasando los años y una CPU de Intel, más exactamente el Intel 8048 a 1,79 MHz.

El hecho de que llevara teclado no la convertía en un PC al uso, ya que se limitó bastante su uso a juegos educacionales, algo de programación, elegir los diferentes juegos de los cartuchos y poner los nombres en las mejores puntuaciones de los juegos.

En Europa fue distribuida por Philips con el nombre de G7000 Videopac y en el terreno Francés fue nombrada como Philips C52 dejando a un lado el nombre de Magnavox y con unos pequeños cambios en el diseño como la supresión de encendido con lo que la consola se enciende nada más enchufarla a la toma de corriente.

- Copyright © Gamers Up - Blog - Powered by Blogger - Designed by Johanes Djogan -